Las Visiones Tecnológicas: Un Comentario Precario para el Discernimiento Crítico de la Tecnología

Por José Anazagasty

El desarrollo tecnológico, como plantea la sociología de la construcción social de la tecnología, es un proceso abierto y conflictivo que envuelve distintos grupos o agentes sociales asignándole distintos significados a una misma tecnología. Puesto de otra forma los actores sociales relevantes le otorgan distintos significados a una tecnología particular. Algunos estudiosos de la tecnología plantean aque al hacerlo esos actores se nutren de diversas ideologías y marcos mentales, un conjunto de categorías, imágenes, discursos y sistemas de representación. Otros plantean que esos significados dependen o son producto de discursos tecnológicos, de eventos comunicativos acerca de la tecnología cuyos mensajes son enunciado siguiendo ciertas convenciones o reglas discursivas que delimitan la interpretación que hacemos de una tecnología particular. Otros estudiosos prefieren hablar de paradigmas tecnológicos, refiriéndose a modelos teóricos o al conjunto de ideas que definen como observar y escrutar la tecnología; que preguntas debemos hacer acerca de una tecnología y como estructurar las mismas, y hasta cómo deben interpretarse las diversas tecnologías. Y otros prefieren hablar de marcos de referencias, una combinación de presuposiciones, expectativas y conocimiento tecnológico que informan y dan forma a nuestra interpretación de tecnologías particulares. En fin, existen diversas perspectivas, enfoques o visiones tecnológicas.

A pesar de toda esa heterogeneidad de perspectivas, enfoques y visiones todos estos estudiosos comparten la presuposición de que existe toda una diversidad de posiciones con respecto a la tecnología, inclusive con respecto a una misma tecnología. Así que, y hablando de la tecnología en general, no podemos reducir los puntos de vista acerca de ella a una oposición binaria entre aquellos que la favorecen y aquellos que la rechazan. No es tan sencillo. Además, Nadie está en contra o se opone a toda la tecnología. Me explico. La tecnología está presente en todas las dimensiones de nuestra vida; afecta toda nuestra cotidianidad y actividades. Es, para usar el viejo concepto hegeliano, parte de nuestra segunda naturaleza, la que hoy ya sustituyó la primera naturaleza, la que imaginamos como prístina. Vivir aparte de toda tecnología es simplemente insostenible. La tecnología es parte de la humanidad, desde que desarrollamos las primeras herramientas hasta hoy. Además, y si lo reducimos a un asunto de preferencias, tenemos que reconocer que si rechazamos una tecnología por un lado, digamos la tecnología para la transformación de la energía nuclear, favorecemos otras tecnologías, digamos, las tecnologías médicas, por el otro lado. Y en muchos caso rechazamos algún un aspecto de una tecnología pero no todos. Aun los Amish no rechazan toda la tecnología.

No se trata entonces de reducir las visiones tecnológicas o sus diversas interpretaciones a polos opuesto—favorecerla o rechazarla. Más bien debemos juzgar todas esas interpretaciones y la tecnología misma con discernimiento, mediante un análisis profundo y sistemático de todas sus dimensiones, dimensiones mucho más allá de su dimensión técnica, funcional o instrumental. Debemos examinar sus dimensiones políticas, culturales, sociales, psicológicas, ambientales y económicas. Debemos también considerar no solo sus consecuencias intencionadas sino también sus consecuencias no intencionadas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: