Pensar América Latina: Las Maldiciones de Pensar lo Maldito

Quiero comentar el texto Pensar América Latina: El desarrollo de la sociología latinoamericana de Marcos Roitman Rosenmann (2008) y que asigné a mis estudiantes del curso Organización Social de América Latina. Particularmente me intersa comentar su acercamiento a la sociología latinoamericana. Esta es, desde la perspectiva del autor, la sociología de una realidad maldita. También lo es pensarla desde la sociología. Lo son porque tanto la realidad latinoamericana como su pensamiento social están marcados por el eurocentrismo:

La frustración de no ser europeos, de no compartir sus virtudes y grandezas, nos carcome. No hemos sido capaces de construir historia, por ello repetimos y reproducimos la de otros. América Latina existe como apéndice de los cambios y transformaciones que se suceden a nivel mundial. Es esta maldición la que se encuentra presente en la forma de construcción del pensamiento social latinoamericano (15-16).

No solo está la sociología latinoamericana inscrita en los prejuicios, estereotipos, generalizaciones y simplificaciones del eurocentrismo sino que pensar alternativamente, más allá de los confines del eurocentrismo, se menosprecia y es reducido a un frívolo comentario intelectual sin consecuencias políticas. Esa es la suerte de los que adopten una posición crítica de las bases euro centrista de la sociología convencional latinoamericana.

Roitman acusa a la sociología de la región de ser una sociología marcada por un sincretismo teórico superficial, de ser una disciplina empirista embobada con los números. Más aun, se redujo a ser una sociología del cambio social, del orden social, del poder, del desarrollo, del progreso. Latinoamérica es desde esa perspectiva una sociedad invariablemente atrasada, una anomalía, que debe, primero que nada, reproducir las condiciones sobre las cuales se asienta la modernidad. La sociología es imaginada entonces como medio para reproducir esas condiciones, para promover la modernización de América Latina. Esa sociología, rechazada por Roitman, no solo margina la capacidad crítica de la sociología y dificultad que comprendamos a cabalidad nuestras estructuras sociales sino que además no permite, plantea el autor, que nos conozcamos a nosotros mismos:

El conocimiento de la realidad social es visto como un péndulo que oscila entre la sociología empírica y la sociología crítica, pasando por la sociología de la praxis o posmoderna. Es decir, todo cabe en una explicación que hace coincidir los tiempos de oscilación del péndulo con los momentos de velocidad del mismo. La interpretación queda subsumida a aceptar mecánicamente el movimiento sugerido por el péndulo. No es posible una ruptura, sólo cabe acortar o ampliar el tiempo del movimiento que mecánicamente realiza la bola pendular. Plantearse su ubicación, su capacidad de oscilación, las determinaciones que hacen posible explicar su especificidad no entra en el campo de condiciones sobre las cuales debe iniciarse la discusión para explicar su funcionamiento.(18)

La sociología latinoamericana es imitación, copia exacta de su contraparte occidental. Se trata de una sociología cuya finalidad, como mezcla de técnicas y métodos poco críticos, es despejar el camino a la modernización y desarrollo de la región, salvaguardar el desarrollo del capitalismo. Para Roitman la sociología latinoamericana es consecuentemente una disciplina discapacitada, “postrada en silla de ruedas” y necesitando ser empujada para desplazarse. Es periferia, satélite inamovible sin el empujón del centro.

Según Roitman, otra maldición de la sociología latinoamericana es que es utilizada como trampolín de muchos intelectuales que aunque la practican están más bien interesados en penetrar el campo de la política, sujetos que después de proveer perspectivas más o menos críticas las descartan y “rectifican” una vez ubicados en el campo de la política. Roitman usa como ejemplo a Fernando Henrique Cardoso. Para estos últimos la sociología es plataforma política, credenciales requisitos para una carrera política. Es herramienta en el arte de persuadir, pura oratoria.

En fin, la sociología latinoamericana está plagada de maldiciones, maldita según Roitman, por su condición de ser una práctica en una región maldecida y maldita. Es menester trascender sus maldiciones. Pero me pregunto, ¿no será la sociología una práctica maldita indiferentemente del lugar desde donde se practique? ¿Es que acaso no encontraríamos las mismas maldiciones en las sociologías europeas y estadunidenses? ¿Es que acaso no las encontraríamos en las sociologías de esas otras tierras sobreexplotadas, y habitadas por aquellos que Franz Fanon llamó los “condenados de la tierra”?

La sociología es indudablemente una disciplina maldita y maldecida, condenada de muchas formas. Pero aun desde sus confines malditos es posible el pensamiento más o menos crítico. Aun entre los “condenados de la tierra,” muchos de ellos sociólogos, y como reconoce el propio Roitman, podemos encontrar sociólogos, que aunque condenados y maldecidos, procuran y concretan una sociología alternativa, las de los condenados críticos y conscientes de su condena. Es esta sociología crítica la que imagina mundos distintos mientras articula y concreta el fin del imperio y del “capitalismo senil.” Es con ella con la que podemos y debemos pensar América Latina.

Advertisements

2 Responses to “Pensar América Latina: Las Maldiciones de Pensar lo Maldito”

  1. Excelente. He estado leyendo este texto. Gracias por tú opinión.

  2. jose anazagasty Says:

    Es un placer. Por favor, si es posible comparta su opinión del texto de Marcos Roitman Rosenmann. Gracias.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: