“We the People”: Un Libro Interesante

escanear0001El libro “We the People”: La Representación Americana de los Puertorriqueños, 1898-1926, editado por José Anazagasty y Mario R. Cancel (2008), reúne varias de las ponencias presentadas por varios especialistas en el Seminario Los Americanos y sus “Textos Imaginarios”: La Economía de la Alegoría Maniqueísta y la  Representación Americana de los Puertorriqueños, 1898-1926. Este Seminario fue auspiciado por La Fundación Puertorriqueña de las Humanidades y el Recinto Universitario de Mayagüez. El libro “We the People” recoge las ponencias de Camille L. Krawiec, Michael González Cruz, Aníbal J. Aponte  y José E. Martínez.

Krawiec examina la representación de los puertorriqueños y del paisaje y espacio isleño en varios documentos estadounidenses, incluyendo varios documentos escritos por misioneros cristianos.  Krawiecs examina las mujeres blancas estadounidense y su colaboración con la construcción del Otro puertorriqueño y del paisaje puertorriqueño asociada a esa otredad. Ellas participaron activamente de los esfuerzos dirigidos a domesticar, disciplinar y transformar el espacio puertorriqueño, incluyendo el espacio domestico.  Y lo hicieron, demuestra Krawiec, basadas en el “culto a la domesticidad.” Sin embargo, plantea Krawiec, fueron más allá del discurso,  pues esa domesticidad era actuada y obrada por estas mujeres. Se trataba de un “performance,” una actuación dirigida a asimilar el espacio domestico local al espacio domestico estadounidense típico de la clase media en ese país. Finalmente, Krawiec demuestra que las puertorriqueñas resistieron los intentos de las mujeres blancas estadounidenses de transformar el hogar puertorriqueño. Esto demuestra que el espacio domestico era un espacio de lucha entre las trabajadoras nativas y las misioneras blancas de la clase media estadounidense.

Michael González examina Political Development of Porto Rico de Edward S. Wilson (1905). Enfocándose en como este construyó la identidad del Otro puertorriqueño en su intento por prescribir la americanización de  los puertorriqueños González destaca las contradicciones innatas de su discurso colonialista. Por ejemplo, mientras que, por un lado, Wilson acentuaba la docilidad y apacibilidad de los puertorriqueños, por el otro, recalcaba su inmoralidad e ignorancia, sobretodo la del liderato político local.  Curiosamente, Wilson intentaba resolver esas contradicciones para legitimar el proyecto colonial estadounidense. De hecho, González demuestra que en su intento por justificar su proyecto para la americanización de los puertorriqueños Wilson negó, a través de su devaluación de los puertorriqueños, que estos pudieran gobernarse a si mismos. Para Wilson solo su americanización podía garantizar que eventualmente fuesen capaces de hacerlo. Y los puertorriqueños, insistía Wilson, eran sumisos y gustaban de la disciplina, por lo que recibían con beneplácito la americanización. Wilson convierte la contradicción en justificación de su proyecto colonial y la americanización de los puertorriqueños. Esto demuestra que, como plantea David Spurr, el discurso colonial requiere de inconsistencias para poder funcionar al servicio del poder. González destaca además que el proyecto de Wilson enfrentaba varios dilemas, incluyendo el nacionalismo puertorriqueño y como sustituir las instituciones españolas en la isla. Finalmente, González examina el texto a la luz de diversos estudios sobre la economía y la política de la isla en la posguerra.

Aníbal J. Aponte también examina el texto del Wilson. Examina como este codificó las precondiciones y normas necesarias para un gobierno colonial popular, es decir, su construcción de un “mapa de ruta” hacia el logro de una democracia colonial caracterizada por la estabilidad y efectividad gubernamental. Puesto que esa empresa dependía del entrenamiento y socialización efectiva de los puertorriqueños en materia cívica es necesario examinar la otredad puertorriqueña construida por Wilson.  Para ello, Aponte, y siendo esta una de sus contribuciones mas interesantes, examina el contexto académico del texto para plantear que Wilson se adelantó de los estudios de la época al analizar el desarrollo político de la isla en términos del proceso político, particularmente en la interacción de los partidos políticos y sus esfuerzos estratégicos para modificar el orden colonial instaurado por la Ley Foraker. Además, Wilson subrayó la importancia del análisis a nivel micro para destacar, a su vez, la importancia del análisis de cultura política que le permitía establecer las normas sociales y patrones culturales necesarios para un gobierno colonial popular.

Aponte también examina el contexto histórico y legal del libro y como estos determinarían “el extraño limbo jurídico” de la isla y que llevaron a la institución del orden colonial prescrito por la Ley Foraker, y que Wilson pretendía enmendar. Wilson, plantea Aponte, enfatizó la necesidad de un temperamento adecuado para las instituciones democráticas y el rol de las instituciones en la formación de la cultura política de un país. Y es basado en esas premisas que Wilson construye la otredad puertorriqueña. Para él, los puertorriqueños carecían del temperamento necesario para el gobierno propio, pues la intervención colonial española en la isla—inmoral y autoritaria—no lo había permitido. El establecimiento en la isla de las instituciones estadounidenses era para Wilson la única manera de moldear adecuadamente a los puertorriqueños en materia cívica para un eventual gobierno propio. De esta manera Wilson justificaba la intervención colonial estadounidense, la “asimilación benevolente,” y la difusión cultural. También justificaba la Ley Foraker, aunque proponía enmiendas que garantizaban mayor participación a los puertorriqueños en el gobierno colonial. Estas enmiendas iban dirigidas a la “descompresión” del entorno político insular, lo que Aponte define como un método de planificación que tiene el efecto deliberado de reducir los deseos e intereses personales e individuales y aumentar la conformidad con poco, relegando lo deseado a lo imposible o a lo distante. Y fue precisamente para relegar deseos secesionistas y promover una eventual conformidad con el gobierno colonial que Wilson propuso enmiendas relativamente liberales a la Ley Foraker.

Finalmente, José E. Martínez examina la relación entre la representación estadounidense de la cultura puertorriqueña, el paisaje isleño y la agricultura local con la gubernamentalidad, según definida por Michel Foucault. En los textos estadounidenses la invención del puertorriqueño, que usualmente implicaba su desvalorización, estaba profundamente ligada a la prescripción, realización, justificación y ejecución de proyectos gubernamentales. Asimismo, la prospección estadounidense del potencial económico de la agricultura insular llevó a consideraciones acerca de la mejor forma de gobernar a los puertorriqueños y garantizar así beneficios materiales para los Estados Unidos.  Y, como demuestra Martínez, la significación del paisaje puertorriqueño en los textos estadounidenses también estaba íntimamente relacionada  a esquemas gubernamentales. Martínez reitera los hallazgos de Lanny Thompson: la representación de los diversos sujetos colonizados fue parte integral de las estrategias discursivas dirigidas, en última instancia, a determinar la forma de gobierno más apropiada para las distintas islas. Pero añade que la determinación de esa forma de gobierno también respondía a la significación de la economía y el paisaje local.

Si desea obtener una copia del libro comuníquese con Mario R. Cancel  mariocancel@gmail.com ó con José Anazagasty janazagasty@msn.com

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: